Informe: De bonos y paritarias

Opinión 08 de noviembre de 2018 Por
La dinámica económica impacta de lleno en la realidad laboral de todos los argentinos y argentinas. La pérdida del poder adquisitivo, la apertura de las importaciones, super tasas de interés, tarifazos y naftazos han tensionado la situación de la economía real, afectando particularmente a trabajadores y a las PyMEs.
multimedia.normal.9608bc9432c004ad.4c756365726f5f6e6f726d616c2e6a7067

En el último informe del CEPA analizamos la situación de algunos de los gremios más importantes (en términos de cantidad de afiliados y actividades) respecto a la evolución de la perdida del poder adquisitivo del salario, en un contexto general donde los precios subirán 45% aproximadamente, según la publicación de expectativas del BCRA, y la gran mayoría de los salarios corren muy por detrás de esos niveles.

Ante la fuerte pérdida de poder adquisitivo en el corriente año, es de esperar mayores presiones para reaperturas de paritarias en la amplia mayoría de los gremios -de hecho, hay varios gremios que ya firmaron acuerdos en esta línea. De todos modos, éstos no logran ni siquiera recuperar parte de lo perdido, siendo que a lo sumo mantienen un par de meses el poder actual. Esto genera expectativas respecto de la posibilidad de rediscutir cláusulas de actualización nuevamente en los próximos meses (mayoritariamente en diciembre).

En términos de números, los gremios relevados en el informe (comercio, construcción, metalúrgicos, estatales, gastronómicos y gráficos) perdieron entre 13% y 17% en los últimos tres años. Si comparamos con el año 2017, la pérdida fue de entre el 8% y el 14%.

Ante esta situación, el Gobierno acordó el pago de un bono de hasta 5.000 pesos que tiene por intención contener el descontento de amplios sectores de la población. Porque para poder compensar lo perdido en las paritarias, el promedio del bono debería ser de 33.000 pesos. Es más, tomando los mismos gremios antes señalados debería ser: $ 51.734 para estatales, $48.404 para gastronómicos, $ 37.995 para metalúrgicos, $32.906 para comercio, $31.005 para gráficos y $ 26.176 para la construcción.

En líneas generales, el bono no recupera el poder adquisitivo perdido y se espera que para los próximos meses esta situación empeore, centralmente explicado por la aprobación (y puesta en vigencia) de un presupuesto nacional orientado al ajuste -lo que impacta severamente por ejemplo en los subsidios al transporte, que constituye salario indirecto para la gente- con la gran parte de incisos que sufren ajustes reales y nominales con excepción de los intereses de la deuda, cuyo aumento es notorio.

“El bono puede generar impacto político, pero claramente no va a solucionar esta situación. Cuando relevamos a los gremios más importantes, a los más representativos, por ejemplo vemos que los trabajadores y las trabajadoras del comercio de 2015 a la fecha perdieron un 14,7%, construcción 14,3%, metalúrgicos 14,7%, estatales 17%. Estamos hablando de pérdidas muy importantes en apenas tres años”

Esta dinámica viene en consonancia con lo que uno viene viendo en materia laboral y condiciones de la economía en los últimos meses. La inflación afecta a todos, pero particularmente más a los sectores de menos ingresos.

En este informe estimamos el valor del salario en dólares, y vemos una caída muy importante. Pasando de 1512 dólares a finales de 2015 por remuneración, a 838 ahora. Casi la mitad. Es una pérdida que va en línea con lo que se decía durante los primeros años de gestión: que el costo laboral en dólares era muy alto y no se podía competir.

"Algunos gremios pueden llegar a empatar la inflación de este año, pero nunca se recupera. Todo esto afecta en términos de actividad económica. Ventas minoristas, construcción, industria, comercio todo a la baja. El salario no alcanza, hay caída en el consumo, cuando uno anda justo no compra zapatillas o lo que fuera a fin de mes”

Te puede interesar