El gobierno autorizó “el gatillo fácil” a las fuerzas federales

Política 04 de diciembre de 2018 Por
Patricia Bullrich habilitó el uso de armas de fuego frente a cualquier “peligro inminente”, a criterio de las fuerzas de seguridad, inclusive por la espalda y sin necesidad de dar la voz de alto. Para la oposición “se instala la pena de muerte”
policia
Foto: Ámbito.

El nuevo reglamento general en situaciones en las que los agentes de fuerzas federales de seguridad pueden usar armas letales frente al delito entró en vigencia este lunes mediante su publicación en el Boletín Oficial.

La resolución 956/2018, firmada el 27 de noviembre por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dispone que en cumplimiento de su deber se utilizarán armas de fuego “para proceder a la detención de quien represente ese peligro inminente y oponga resistencia a la autoridad” y también “para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención”.

¿Qué considera el Gobierno de Mauricio Macri como “peligro inminente”? Lo aclara en el artículo cinco del mismo reglamento:

  • “Cuando el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobase que se trataba de un símil de un arma letal”.
  • Otra de las causales para el uso de armas letales es “cuando se presuma verosímilmente que el sospechoso pueda poseer un arma letal, por ejemplo, en las siguientes situaciones: 1) Cuando integrase un grupo de dos o más personas y otro miembro del grupo posea un arma o haya efectuado disparos, o haya lesionado a terceras personas; (...) 3) Cuando efectuase movimientos que indiquen la inminente utilización de un arma”.
  • “Cuando tenga la capacidad cierta o altamente probable de producir, aún sin el uso de armas, la muerte o lesiones graves a cualquier persona”.
  • “Cuando la imprevisibilidad del ataque esgrimido, o el número de los agresores, o las armas que éstos utilizaren, impidan materialmente el debido cumplimiento del deber, o la capacidad para ejercer la defensa propia o de terceras personas”.
  • “Cuando se fugue luego de haber causado, o de haber intentado causar, muertes o lesiones graves”.
     

Según la ministra Bullrich, este decreto tenía que ver con darles garantías de actuación a las comitivas extranjeras en la cumbre del G20. No obstante, la resolución no tiene plazos temporales: no se trata de medidas excepcionales para el G20, sino de una política que rige de ahora en más.

Lo cierto es que la medida se encuadra en la política de mano dura que ensaya Mauricio Macri inspirado en el brasilero Jair Bolsonaro y en reforzar el pedido de su núcleo duro de votantes.

A partir del nuevo reglamento, organismos de derechos humanos e instituciones destinadas a proteger las garantías de los ciudadanos salieron a criticar la medida. El Defensor Adjunto de la Ciudad, Luis Duacastella, aseguró que “este supuesto permitiría absolver al policía Chocobar por el asesinato de Pablo Kukoc, perpetrado cuando este huía sin representar grave e inminente peligro la vida de terceros”.

Por ultimo, Duacastella agregó que “en lugar de proteger la vida de los ciudadanos, el Estado impone la violencia”.

Te puede interesar