Por la inflación, las familias dejaron de consumir carne, lácteos y harinas

Economía 11 de marzo de 2019 Por
Un relevamiento realizado por la CEPA informó que en el período de diciembre 2018- enero 2019 se registró una caída del 48% en consumo de carne. Los aumentos considerables en frutas, verduras e incluso de harinas, afectaron a las poblaciones de bajos recursos.
caclar
Foto: Clarin.

Un relevamiento sobre los niveles de consumo en la población arrojó que el 51 por ciento de los encuestados recortaron fuertemente la compra de alimentos, principalmente verduras, frutas y carne. El motivo principal fue la crisis económica de 2018-2019.

Las familias encuestadas argumentan que dejaron de adquirir alimentos esenciales y de mayor consumo debido a los aumentos exorbitantes (devaluación, libertad de mercado y tope de paritarias) que afecta principalmente, a las familias de bajos recursos. A esto se le debe agregar los incrementos adicionales que cada familia debe pagar por los tarifazos.  

El informe se dio a partir de un relevamiento que realiza el Centro de Economía Política Argentina y el Instituto de Proyección Ciudadana, quienes comparan de manera bimestral una encuesta que apunta a saber la evolución –e involución- del consumo en el área Metropolitana (CABA y Gran Buenos Aires).

Para esto, se preguntó si los hogares disminuyeron, sostuvieron o aumentaron el consumo de siete rubros: lácteos, carnes, frutas y verduras, gaseosas, jugos y sodas, fideos, harinas y arroces.

“Si observamos los rubros más afectado, en primer lugar ha sido recreación con el 61%. En segundo lugar, y en concordancia con el incremento reciente de los precios, se encuentra el consumo de carne (48%). En tercer lugar se encuentra el consumo de gaseosas, jugos y sodas (44%), lo cual se verifica con la caída en las ventas de las principales empresas productoras en el país”, puntualiza el estudio de la CEPA.

Te puede interesar